Lecturas sugeridas

Con o sin el FMI, una crisis cada diez años

Víctor A. Beker

¿Podremos salir de esta crisis económica? Ésta es la pregunta que en forma cotidiana todo el mundo me formula en el último tiempo. En principio, tengo una respuesta bastante sencilla. Desde que tengo uso de razón, Argentina ha vivido de crisis en crisis. De todas ellas se ha salido; ¿por qué no saldríamos de esta? En todo caso, la cuestión es a qué costo, con qué niveles de desempleo, pobreza e indigencia.

Desde el primer acuerdo de standby firmado con el FMI por el gobierno de Arturo Frondizi en diciembre de 1958, la economía argentina ha vivido la mayor parte del tiempo bajo el paraguas de los acuerdos con dicho organismo. La mayor excepción la constituye el período 2006-2018.

¿Para qué fue utilizada la “independencia” respecto del FMI? Repasemos…

  • Para financiar con emisión monetaria un galopante déficit fiscal y, cuando con eso ya no alcanzaba, para utilizar el ahorro de los jubilados con igual fin.
  • Para manipular las estadísticas del INDEC, mintiendo descaradamente sobre el índice de precios, la pobreza y la indigencia.
  • Para transformar los superávits gemelos (fiscal y de cuenta corriente) en déficits gemelos.

En resumen, a los argentinos nos ha ido mal con el FMI y también sin el FMI.

Con el Fondo y sin el Fondo siempre hemos terminado en una crisis cada diez años, más o menos. La actual llega un poco más tarde de lo esperado, gracias al cepo cambiario, primero, y al viento de cola del mercado financiero internacional, después.

Ya en enero pasado advertía en esta misma columna: “Inflación persistente, déficit comercial creciente, tasas de interés astronómicas y endeudamiento galopante son sólo algunos de los síntomas preocupantes que indican que el actual esquema económico deberá ser rectificado más tarde o más temprano”.

Estas causas creaban las condiciones potenciales para una crisis cambiaria. Sólo faltaba el detonante. El mismo fue el alza de tasas de la Reserva Federal, que indujo la salida de capitales de los países emergentes hacia Estados Unidos, en coincidencia con la entrada en vigencia en nuestro país del impuesto sobre la renta financiera para los inversores del exterior.

La existencia de una enorme masa de fondos invertida en obligaciones del Banco Central de muy corto plazo –LEBAC- posibilitó la estampida de principios de mayo. Para contenerla, el Gobierno optó por anunciar un acuerdo con el Fondo Monetario.

Es cierto que los antecedentes del Fondo y su intervención en la economía argentina no son para nada alentadores. Entre 1991 y 2002 visitaron el país unas 50 misiones del FMI que elogiaron el desempeño de la economía argentina al punto que el país pasó a ser considerado el “mejor alumno“ del Fondo en el mundo. Cuando la crisis estalló en 2001, el propio FMI debió hacer un meaculpa por los errores cometidos en Argentina.

El FMI tampoco previó la posibilidad de una crisis financiera global como la que estalló en 2007 ni tampoco la crisis del euro. Nuevamente, el FMI debió realizar su mea culpa y reconocer errores. De aquí surgió la idea que este FMI es uno distinto al anterior a la crisis.

Al margen de lo que el Fondo agregue o quite, lo esencial para que una terapia sea exitosa es que parta de un diagnóstico acertado sobre la etiología de la enfermedad.

En el caso de la economía argentina, afronta actualmente cinco problemas fundamentales, a saber: inflación, desequilibrio externo, déficit fiscal, creciente endeudamiento y baja inversión.

Su resolución requiere que se los aborde de manera simultánea en el marco de un plan integral que tenga en cuenta todas las interrelaciones que existen en la economía y que parta de una visión prospectiva de largo plazo. De nada sirven medidas parciales.

De poco vale achicar el déficit fiscal si ello se hace a expensas del crecimiento económico. El resultado puede ser una relación déficit fiscal/PBI peor que la inicial.

Tampoco tiene sentido querer bajar la tasa de inflación elevando las tasas de interés a niveles estratosféricos. El resultado probablemente sea la estanflación (estancamiento con inflación).

Igualmente contraproducente sería seguir devaluando el peso, ya que el traslado a los precios de los bienes transables hace que sólo sirva para retroalimentar el proceso inflacionario.

De aquí la necesidad de contar con un plan económico que ataque simultánea y coherentemente el conjunto de desequilibrios que enfrenta la economía argentina utilizando todos los instrumentos disponibles. Ello requiere de una extrema coordinación de las políticas monetaria, fiscal, de precios y salarios, de tipo de cambio y de tarifas en pos de objetivos realistas y alcanzables.

Estará luego en la habilidad de los negociadores argentinos convencer al Fondo del camino propuesto para evitar caer otra vez más en la estanflación o la hiper-recesión, alternativas que en un país con cerca de la tercera parte de la población por debajo de la línea de pobreza pueden llevar a situaciones sociales límites.

publicado en Clarín, 6/6/2018

Dejar un comentario

Recogemos los comentarios, críticos o favorables, que amplíen los conceptos y/o contribuyan a una discusión respetuosa. El CPA se reserva el derecho de no publicar aquellos que no satisfagan estas condiciones.

Viejos Vinagres en la radio:
El Club de la Política

Todos los sábados de 15 a 17
por Radio Ciudad, AM 1110

escuchar todos los programas
¿Por Qué?
Preguntas (y respuestas)
para pensar la Argentina

Todos los domingos de 14 a 15
por Radio Ciudad, AM 1110

escuchar todos los programas
Contribuciones de los socios

El Populismo tiene sus matices

Omar Argüello

La Nación, 13/9/2018

leer artículo

Abrazarse a una responsabilidad fiscal duradera

Juan J. Llach

La Nación, 10/9/2018

leer artículo
Documentos

Documento de Abril. Primeros diez años de vida del Club Político Argentino

Abril de 2018

leer documento
Lecturas sugeridas

La democracia necesita una izquierda creíble y respetable

Loris Zanatta

La Nación, 5/9/2018

leer material
Actividades

Reunión de socios

Martes 28 de Agosto de 2018

ver actividad

Club Político Argentino - http://www.clubpoliticoargentino.org/
Copyright © 2012 - Todos los derechos reservados

Desarrollado por Kaleido Group