Contribuciones de los socios

El poder político del Presidente

Vicente Palermo

En un sistema presidencialista, la autoridad del Poder Ejecutivo descansa en el presidente y sólo en el presidente. Conforme a la Constitución vigente, de 1994, ni siquiera el Jefe de Gabinete de Ministros, más allá de la lábil intención legal, limita el poder presidencial. En última instancia, la responsabilidad es suya y sólo suya. Pero este poder formal es poco o mucho dependiendo de otro factor crucial: el activo político. Un simple ejemplo (que no es inocente): aunque el poder ejecutivo de De la Rúa (en su momento) y de Macri (hoy) sean prácticamente idénticos, el activo político del segundo es abismalmente superior al del primero. El activo político presidencial, enraizado no en las leyes sino en dimensiones elusivas pero relevantes (resultados electorales, respaldo de la opinión pública, expectativas sociales), toma de posiciones de diferentes actores, respaldo de la base política propia, diplomacia presidencial, etcétera. Autoridad (ejecutiva y legisferante) del presidente y activo político presidencial se conjugan para definir las márgenes de acción: el poder político del presidente. Los presidentes saben esto muy bien, y si lo ignoran lo pagan caro.

Hay muchos modos de acumular o despilfarrar los márgenes de acción presidencial que dependen de la autoridad legal y del activo político. Lo que no hay son recetas infalibles o recomendaciones perfectas de expertos. Cuando hay crisis que amenazan el poder presidencial (o sea, dos por tres) los presidentes deben evaluar qué hacer y eso depende de la calidad de su liderazgo. La crisis de Suez puso al primer ministro inglés (parlamentarista, lo sé, pero el ejemplo sirve) frente a disyuntivas verdaderamente terribles. Pero los ingleses no tuvieron suerte: ya estaba Anthony Eden al frente del gabinete, no Churchill. El liderazgo es fundamental.

Hay, en esencia, dos fórmulas en estos casos. Son “cortar por lo sano” y “vienen por mi”. To cutlosses, en la jerga politológica supone una decisión desagradable: pagar un precio elevado para evitar costos mayores. Vienen por mí es lo contrario: no ceder, aunque se defienda algo malo, porque si se cede no se podrá evitar que la caída arrastre consigo (total o parcialmente) la autoridad presidencial.

Daré dos ejemplos de decisiones de liderazgo bien tomadas, aunque dolorosas y, en parte, desgraciadas. Ambos de la presidencia de Alfonsín. Precisamente, ilustra el problema el hecho de que el mismo Presidente se haya orientado por criterios opuestos según el caso.

Un buen ejemplo de “cortar por lo sano” (nunca más apropiada la locución verbal) es el caso Ricardo Mazzorín. No interesa si el Gobierno cometió o no un error de política al decidir la formación de un stock de aves de corral. Pero el diablo metió la cola y rápidamente se convirtió en un escándalo público incontenible. Una persona competente, íntegra, como Ricardo Mazzorín, fue crucificada por los medios y la imputación contra él – completamente injusta – se propagó por la opinión pública. Mazzorín le ofreció al Presidente absorber todos los costos: presentó su renuncia a sabiendas de estar dando un paso irreversible. Alfonsín, consciente de que aceptar esa renuncia era incurrir en una iniquidad, comprendió que era precisamente eso lo que tenía que hacer. Y lo hizo.

Un buen ejemplo de “vienen por mi” es el recambio de ministro en la primera gestión económica. Al cabo de unos meses, el presidente percibió que, contra sus expectativas, Grinspun no daba pie con bola. Pero se resistió con uñas y dientes a reemplazarlo. Interpretó, correctamente, que entregar la cabeza de Grinspun a la ortodoxia económica iba a conllevar un ajuste tradicional y una pérdida desmesurada de su capital político. Así, sostuvo con denuedo a Grinspun por un tiempo considerable, en una carrera contra el tiempo con la inflación. Por fin, si Alfonsín se avino a desplazar a su amigo, no fue porque los que fritaban al Ministro consiguieran darle vuelta el brazo; fue porque se le había ofrecido un plan de estabilización alternativo a la ortodoxia recesiva, el Plan Austral, técnicamente sólido y sustentado por un equipo de alto nivel, con la promesa de detener la inflación sin graves costos sociales.

Tenemos, así, un interesante contraste: Alfonsín se dispuso a pagar un elevado precio (la renuncia de Mazzorín) para evitar costos mayores en un caso e hizo lo opuesto en el otro: se resistió a entregar la cabeza de Grinspun, por mucho que éste estuviera fallando en su gestión, seguro de que si lo hacía abría la puerta a un serio deterioro del poder presidencial. En ambos casos estuvo presente el liderazgo apropiado.

Pero se trata siempre de una lectura incierta, de conjeturas, de intuición política, lo que está detrás de las decisiones correctas. Éstas nunca son técnicas, ni mucho menos obvias. Las conclusiones que se pueden alcanzar en relación al caso reciente, el del ministro Triaca, las puede sacar el lector. Todo indica que el actual presidente aplicó el diagnóstico “vienen por mí”: si concedo pierdo autoridad presidencial. Ojalá haya estado en lo cierto.

publicado en Clarín, 1/02/2018

Dejar un comentario

Recogemos los comentarios, críticos o favorables, que amplíen los conceptos y/o contribuyan a una discusión respetuosa. El CPA se reserva el derecho de no publicar aquellos que no satisfagan estas condiciones.

Viejos Vinagres en la radio:
El Club de la Política

Todos los sábados de 15 a 17
por Radio Ciudad, AM 1110

escuchar todos los programas
¿Por Qué?
Preguntas (y respuestas)
para pensar la Argentina

Todos los domingos de 14 a 15
por Radio Ciudad, AM 1110

escuchar todos los programas
Contribuciones de los socios

Por qué decayó la calidad de los senadores y diputados

Sabrina Ajmechet

Perfil, 12/8/2018

leer artículo

Los cuadernos de las coimas. Una brecha en el círculo vicioso de decadencia y crisis

Luis Alberto Romero

La Nación, 12/8/2018

leer artículo
Documentos

Documento de Abril. Primeros diez años de vida del Club Político Argentino

Abril de 2018

leer documento
Lecturas sugeridas

Cuba renuncia al comunismo

Loris Zanatta

La Nación, 7/8/2018

leer material
Actividades

Reunión de socios

Martes 31 de Julio de 2018

ver actividad

Club Político Argentino - http://www.clubpoliticoargentino.org/
Copyright © 2012 - Todos los derechos reservados

Desarrollado por Kaleido Group