Lecturas sugeridas

La Argentina necesita recuperar la confianza del mundo

Loris Zanatta

BOLONIA.- Sobre el G-20 de Buenos Aires, se ha dicho lo esencial: que la forma, en esas cumbres, también es sustancia, y la Argentina ha ganado en prestigio e imagen; que salió mejor de lo esperado, en el ambiente de guerras comerciales y crisis del orden internacional; que si la apertura al mundo del gobierno del presidente Mauricio Macri no ha producido hasta ahora los resultados deseados no es porque sea errónea en sí misma, sino porque coincide con una ola de proteccionismo; que, finalmente, las sonrisas, el aliento y los apretones de manos no sirven si la casa no está en orden, si persisten la alta inflación, la inseguridad jurídica, la infraestructura inadecuada, la pesada burocracia.

Todo bien, todo cierto. Desde la distancia, agregaría algo más: que algunos esperan a corto plazo resultados que la política exterior solo da con el tiempo; que muchos olvidan que es normal que otros recojan lo que uno ha sembrado: buenas cosechas cuando sembró bien, tormenta cuando sembró viento; que muchísimos fingen no saber que para alcanzar resultados se requieren bienes impalpables, pero preciosos que la Argentina malgastó, como si no tuvieran valor: estabilidad, previsibilidad, fiabilidad, confianza. Especialmente confianza. La verdad duele, pero será mejor enfrentarla. A menos que, en lugar de solucionar problemas, se prefiera el consabido victimismo nacionalista: el mundo la tiene tomada con nosotros, los poderosos nos explotan, la culpa es del fondo monetario, del imperialismo, de la envidia, del clima. Muchas culpas, ninguna responsabilidad.

La confianza se construye con el tiempo, pero se destruye en un momento. Y la Argentina, mejor no olvidarlo, la ha destruido innumerables veces. Al haber investigado en los archivos diplomáticos de muchos países, sé de qué estoy hablando: los gobiernos se sucedían en el Planalto, pero en Itamaraty no cambiaba todo de la noche a la mañana; ni los hombres ni la política. Lo mismo en Santiago de Chile y Montevideo, incluso en Lima. En Buenos Aires, en cambio, sí: el torbellino de funcionarios fue la norma y cada nuevo gobierno llevaba a cabo una nueva política: panlatina o panamericana, autárquica o liberista, arrogante o humilde. Los demás países miraban aturdidos y sacudían la cabeza perplejos.

No son cosas del pasado lejano. En Chile o en Brasil, la continuidad prevalece sobre la ruptura, el interés común sobre la renta a corto plazo, las consideraciones prácticas sobre la demagogia, la geopolítica sobre la ideología. Pero en la política exterior de la Argentina no es así. La política kirchnerista parecía diseñada para otro país, que vivía en un mundo ajeno a las políticas anteriores o a la actual. Es razonable que el mundo real desconfíe, que se pregunte: ¿qué pasará en el futuro?

Para recuperar la credibilidad y la confianza, no serán suficientes un G-20 ni un mandato presidencial: lo que servirá es un cambio profundo, un pacto político  duradero; un pacto que exprese un consenso mínimo entre los actores políticos y las instituciones nacionales sobre los intereses permanentes del país. ¿En nombre de qué? De los hijos y nietos de los argentinos de hoy, a los que no tiene sentido transmitirles la carga del pasado, ponerlos frente a la encrucijada entre clausura y apertura, nacionalismo e imperialismo, patria o cipayos: son cosas vetustas, muertas y enterradas, buenas para sembrar odio, inútiles para gobernar un país en el mundo globalizado de hoy.

El pacto podría basarse en principios básicos: adhesión al multilateralismo, inserción en el mundo, seguridad jurídica de las inversiones, respeto de los tratados, disciplina fiscal antidefault. Sentido común. Dentro de estos parámetros, cada gobierno cultivaría sus

prioridades. Son principios comunes a cualquiera que no piense en el mundo como le gustaría que fuera, sino como es: China y Estados Unidos, la Unión Europea y Vietnam, Chile y México: López Obrador no parece tener la intención de lanzar inútiles cruzadas, de cuestionar la adhesión de su país a la Alianza del Pacífico o a la nueva versión del Nafta.

La globalización podría ser mejor, pero es suficiente mirar alrededor sin anteojeras ideológicas para sacar algunas conclusiones: los que se han abierto al mundo han logrado resultados mucho mejores que los que persistieron en combatirla cerrándose. Un país como la Argentina, que tan a menudo se ha opuesto al sistema internacional agitando las banderas de la soberanía nacional, hoy en día es mucho menos soberano y respetado que cuando estaba insertado por completo en él. Hace sesenta años, Cuba estaba en mejores condiciones que Chile: desde entonces ha elevado el nacionalismo a dogma y hoy es más dependiente que nunca del exterior; del turismo, de las remesas de los exiliados, del petróleo venezolano. En cambio, Chile está entre los países más abiertos del mundo y tiene gran prestigio: su soberanía es más firme que la cubana, no vive pendiente de la generosidad o comprensión de los demás.

El G-20 fue un buen paso en la dirección correcta; las protestas, infantiles expresiones de solipsismo. El problema, sin embargo, es que la política exterior argentina ha sido siempre un campo de batalla ideológico, ha viajado en la montaña rusa del choque entre dos visiones antagónicas del mundo y del país, como si un Estado no tuviera objetivos permanentes y convenientes para todos, para quienes gobiernan hoy y para quienes gobernarán mañana. Convendría a todos dejar de proyectar sueños y consignas en el escenario internacional, de jugar con el fuego de la credibilidad del país. Lo que hay en  el mundo es una densa e irreversible interdependencia entre todos. De no aceptarlo, de quedar viva la fantasía de un destino manifiesto argentino siempre a punto de renovarse, de un excepcionalismo frustrado a punto de rescatarse, el éxito del G-20 será la clásica golondrina que no hace verano y la próxima cumbre anunciada en la Argentina se celebrará en el estadio Bernabéu.

publicado en La Nación, 13/12/2018

Dejar un comentario

Recogemos los comentarios, críticos o favorables, que amplíen los conceptos y/o contribuyan a una discusión respetuosa. El CPA se reserva el derecho de no publicar aquellos que no satisfagan estas condiciones.

Viejos Vinagres en la radio:
El Club de la Política

Todos los sábados de 15 a 17
por Radio Ciudad, AM 1110

escuchar todos los programas
¿Por Qué?
Preguntas (y respuestas)
para pensar la Argentina

Todos los domingos de 14 a 15
por Radio Ciudad, AM 1110

escuchar todos los programas
Contribuciones de los socios

Resiliencias neo-evangélicas

Jorge Ossona

Clarín, 11/1/2019

leer artículo

Las cláusulas democráticas y el aval a los regímenes autoritarios

Gabriel Salvia

Clarín, 11/1/2019

leer artículo
Documentos

Documento de Abril. Primeros diez años de vida del Club Político Argentino

Abril de 2018

leer documento
Lecturas sugeridas

Negación de la realidad y doble moral detrás del voto por Cristina

Loris Zanatta

La Nación, 9/1/2019

leer material
Actividades

Reunión de socios

Lunes 10 de diciembre de 2018

ver actividad

Club Político Argentino - http://www.clubpoliticoargentino.org/
Copyright © 2012 - Todos los derechos reservados

Desarrollado por Kaleido Group