Contribuciones de los socios

La “lógica empresarial” según la viceministra

Luis Rappoport

La viceministra de Educación de la Nación descalificó las evaluaciones estandarizadas de la educación –entre otras causas- porque “evaluar está pensado desde una lógica empresarial”. Hubo diversas respuestas de expertos en educación sobre la importancia de las evaluaciones para la mejora del sistema educativo. Pero corresponde preguntarse qué es eso de la “lógica empresarial” y por qué sería criticable.

Obviamente descartemos de cualquier “lógica empresarial”, la de los ladrones: los supuestos empresarios asociados con funcionarios públicos que se dedican a robar al Estado con licitaciones truchas o con otro tipo de ventajas apañadas por el Estado.

Hecho ese descarte, la lógica empresarial es la de la “creación”, de la mejora continua y de la innovación. Es como la de artistas, escritores, músicos, directores de cine o pintores. Esa “lógica” requiere de dos cosas: la validación del mercado y la rentabilidad. La validación no es muy distinta a la que requieren los políticos en países democráticos a través del voto. Y en ambos casos la cultura ciudadana, las modas y el espíritu de los tiempos determinan el éxito o el fracaso. Por ejemplo, si consumidores y votantes están preocupados por el medio ambiente, ambos –políticos y empresarios- se ven obligados a responder a esa demanda social.

Los empresarios, además requieren rentabilidad, por una razón simple: nadie los mantiene, son ellos y su pasión por crear. La ganancia no es ni más ni menos que el costo que deben afrontar para seguir creando.

Pero además, la lógica empresarial es la de dirigentes sociales: contratan gente, ofrecen la oportunidad de participar del esfuerzo creativo a más personas. A menudo capacitan a los trabajadores, y de esa forma aportan con su dinero y su esfuerzo al bien común.

Los empresarios toman riesgos; no siempre su creación, su obsesión por la mejora y la innovación tiene éxito. Compiten con otros empresarios de todo el mundo que, a menudo, cuenta con sistemas públicos de apoyo que facilita su tarea. A veces el riesgo los hace cruzar una zona crítica: se aprovechan de su posición monopólica o se endulzan con rentas financieras: pierden su razón de ser creativa, de mejora continua y de innovación. Para eso está el Estado y el sistema normativo: está para penalizar las prácticas antisociales y tratar de limitar el riesgo de vaivenes regulatorios que complican el buen desempeño de la “lógica empresarial”.

Nuestro problema es que son pocos los que siguen la “lógica empresarial”: en Europa hay más de 100 empresas formales por cada 1000 habitantes, en Chile unas 50 y en Argentina apenas 15. Esa es la principal razón del empleo precario y de la pobreza de más del 30% de nuestra población. La prédica anti empresarial es parte del problema: en lugar de enaltecer y agradecer a esos dirigentes comunitarios, se los descalifica.

Hace poco estuve en Finlandia que, según parece, tiene éxito con su sistema educativo. Me encontré con la escena de niños de un Jardín de Infantes mezclados con un grupo de emprendedores jóvenes, que habían desarrollado software de juegos educativos. Muy divertidos, ambos grupos interactuaban con esos juegos. Los emprendedores –con humildad- tomaban en cuenta las sugerencias de los niños y mejoraban sus productos. Los chicos “sabían” que esos jóvenes estaban formando empresas, que esas empresas iban a vender esos juegos por todo el mundo y se sentían orgullosos por participar del proceso creativo.

Le diría a la viceministra de Educación de la Nación que necesitamos más “lógica empresarial”, y que no tenga miedo a la meritocracia: esa meritocracia ayuda a que haya más artistas, escritores, músicos, directores de cine, pintores… y también empresarios con trabajadores que hagan las cosas, cada vez mejor.

publicado en Clarín, 13/3/2020

Dejar un comentario

Recogemos los comentarios, críticos o favorables, que amplíen los conceptos y/o contribuyan a una discusión respetuosa. El CPA se reserva el derecho de no publicar aquellos que no satisfagan estas condiciones.

Viejos Vinagres en la radio:
El Club de la Política

Todos los sábados de 15 a 17
por Radio Ciudad, AM 1110

escuchar todos los programas
¿Por Qué?
Preguntas (y respuestas)
para pensar la Argentina

Todos los domingos de 14 a 15
por Radio Ciudad, AM 1110

escuchar todos los programas
Contribuciones de los socios

Este 24 de marzo

Facundo Suárez Lastra

Nuevos Papeles, 25/3/2020

leer artículo

El coronavirus, una amenaza para la urbanidad moderna

Fabio J. Quetglas

La Nación, 23/3/2020

leer artículo
Documentos

Declaración del CPA – Cerrar los ojos abiertos, tapar los oídos atentos, amordazar las bocas que informan

Martes 25 de febrero de 2020

leer documento
Lecturas sugeridas

Gobernar con un liderazgo acorralado

Andrés Hatum y Nicolás José Isola

La Nación, 9/3/2020

leer material
Actividades

Reunión de socios

Lunes 9 de Marzo de 2020

ver actividad

Club Político Argentino - http://www.clubpoliticoargentino.org/
Copyright © 2012 - Todos los derechos reservados

Desarrollado por Kaleido Group