Contribuciones de los socios

Las ventajas de una sociedad menos desigual

Alejandro Katz

No estoy seguro de que ella se dispusiera a desenfundar un arma, pero sin ninguna duda Francis Korn haría un uso masivo de su poderoso arsenal intelectual contra cualquiera que intentara utilizar la categoría “clase media” en un análisis académico. La idea misma de “clase social”, ha afirmado una y otra vez, es “un concepto que no sirve para ningún propósito inteligente y que al menor intento de análisis resulta teóricamente innecesario y operacionalmente absurdo”.

Pero, aunque el concepto de clase no sea demasiado útil para el análisis académico de la sociedad, si se utiliza de modo descriptivo, y no como causa explicativa de conductas individuales y colectivas, puede resultar interesante. Así, la “clase media” designa a ese sector que no es “ni muy rico ni muy pobre”, y al que dice pertenecer la mayor parte de las personas a las que se les pregunta sobre su ubicación en la sociedad argentina. Designa, también, un ideal de sociedad -que posiblemente fue realidad en algunos momentos de la historia de nuestro país- en el que la distancia entre los que más y los que menos tienen es relativamente reducida.

Ese ideal de sociedad indica que para tener una república es necesario que haya una relativa igualdad económica, condición imprescindible para que se constituya así una comunidad política: una clase media poderosa (o, lo que es lo mismo, una sociedad sin grandes desigualdades) inspira un sentido de propósito compartido, de destino común.

Pero es justamente ese ideal a la vez democrático e igualitario (o democrático por igualitario) lo que está en crisis desde que a mediados de los años 70 la Argentina comenzó a convertirse en un país cada vez más dual, en el que la convicción de que es posible vivir juntos fue deteriorándose, a medida que las políticas gubernamentales fueron concentrando la riqueza y produciendo simultáneamente un mundo de pobreza al que, en el mejor de los casos, solo aprendieron a atender, perpetuándolo.

Que la sociedad sea menos desigual no solo debería responder a un imperativo ético -es moralmente mejor una sociedad más igualitaria- sino también a dos razones adicionales: la primera, porque una sociedad más homogénea económicamente es una sociedad más próspera, una sociedad en la que el consumo, el ahorro y la inversión se equilibran mucho más ajustadamente que una que debe aplicar inmensos recursos a sostener a los pobres a la vez que permite que los recursos no menos inmensos apropiados por los más ricos salgan de los circuitos locales de consumo e inversión.

Sociedades más desiguales tienen, siempre, peores resultados económicos que sociedades más igualitarias. Pero, además, sociedades más homogéneas económicamente son sociedades más diversas, y por tanto más atractivas, cultural, política y socialmente. Los sectores medios -la clase media- es la que produce no solo variedad de emprendimientos comerciales y empresariales, sino también la única que permite que haya gran cantidad de practicantes de los oficios y las profesiones que le dan riqueza a la vida en sociedad: de carpinteros y médicos a músicos y científicos, escritores, profesores o artesanos.

Es cierto, como decía Borges, que a la clase media “le falta prestigio”. Sin embargo, decía él, “es la mejor clase”. En todo caso, no solo es la que indica cuán justa es una sociedad, sino también cuánto interés tiene vivir en ella, y cuán posible es vivir con los otros. Y en esto la sociedad argentina anda muy mal.

publicado en La Nación, 5/8/2018

Dejar un comentario

Recogemos los comentarios, críticos o favorables, que amplíen los conceptos y/o contribuyan a una discusión respetuosa. El CPA se reserva el derecho de no publicar aquellos que no satisfagan estas condiciones.

Viejos Vinagres en la radio:
El Club de la Política

Todos los sábados de 15 a 17
por Radio Ciudad, AM 1110

escuchar todos los programas
¿Por Qué?
Preguntas (y respuestas)
para pensar la Argentina

Todos los domingos de 14 a 15
por Radio Ciudad, AM 1110

escuchar todos los programas
Contribuciones de los socios

Por qué decayó la calidad de los senadores y diputados

Sabrina Ajmechet

Perfil, 12/8/2018

leer artículo

Los cuadernos de las coimas. Una brecha en el círculo vicioso de decadencia y crisis

Luis Alberto Romero

La Nación, 12/8/2018

leer artículo
Documentos

Documento de Abril. Primeros diez años de vida del Club Político Argentino

Abril de 2018

leer documento
Lecturas sugeridas

Cuba renuncia al comunismo

Loris Zanatta

La Nación, 7/8/2018

leer material
Actividades

Reunión de socios

Martes 31 de Julio de 2018

ver actividad

Club Político Argentino - http://www.clubpoliticoargentino.org/
Copyright © 2012 - Todos los derechos reservados

Desarrollado por Kaleido Group