Contribuciones de los socios

Rincones argentinos en el mundo: Lugares donde transcurrió la historia de los argentinos en España

Eduardo Lazzari

El relato de la historia argentina posterior a la independencia en 1816, fue un instrumento de consolidación del pensamiento patriótico y de la nacionalidad desde fines del siglo XIX. Más allá de la ubicación ideológica del historiador y del cronista, todos los escritos hicieron hincapié en la construcción de una traza que tomaba como escenario el territorio del país y accesoriamente algunos espacios limítrofes, como los campos de batalla del Alto Perú en las expediciones del Ejército del Norte, relegando la importancia de ciudades como Chuquisaca, de la cual tenemos pocas conmemoraciones visuales y donde estudiaron varios de los próceres fundacionales y nacieron algunos personajes de importancia como José Mariano Serrano, firmante del acta de la independencia del 9 de julio de 1816 en San Miguel del Tucumán o Juana Azurduy, heroína de las guerras de republiquetas en esa región.

La lista es extensa y abarca decenas de países. Pero hoy vamos a recorrer algunas ciudades de España y Francia donde los monumentos históricos de valor patrimonial incalculable para la historia de la Argentina esperan nuestro descubrimiento para su correcta exposición y sobre todo para encontrar en la representación material el espíritu de personajes y de épocas que contribuyeron a la conformación de la Argentina tal como es hoy.

CÁDIZ: LA CASA DONDE MURIÓ BERNARDINO RIVADAVIA

Bernardino de la Trinidad González de Rivadavia ha quedado en la historia como el primer presidente argentino. Participante de los primeros tiempos de nuestra historia como asistente al Cabildo Abierto del 22 de mayo de 1810, secretario del primer Triunvirato, diplomático y ministro de Gobierno de la provincia de Buenos Aires, tuvo una destacada actuación política durante cerca de dos décadas, hasta emprender su primer exilio en 1829 y su definitivo en 1834. Vivió entonces en España, Uruguay y Brasil, para radicarse definitivamente, sólo luego de la muerte accidental de su esposa en 1841, en Cádiz, considerada la ciudad más antigua de Europa. Allí arrendaba una pieza en el segundo piso del edificio ubicado en la calle Murguía 3. El propietario era un sacerdote y podemos leer en una crónica de época: “¿Quién es ese caballero? Siempre silencioso. Siempre hundido en su corbata Robespierre. Debe ser africano por su boca de carne y su mota de negro.Sí, pero su prestancia es de rey! ¿Le habéis visto los ojos? Cuando mira, desnuda”.

Cuando llegaban argentinos a visitarlo, el ama de llaves subía al cuarto del prócer un papel con el nombre de los que deseaban saludarlos. Rivadavia lacónicamente respondía siempre lo mismo: “Se han equivocado, el hombre que buscan ha muerto”. El 2 de setiembre de 1845 regresó a su casa con su único amigo gaditano, Guillermo Sánchez de Reza, y esa noche murió. El lacónico certificado de defunción reza: “Bernardino Rivadavia, ex presidente de las Provincias del Río de la Plata, de 65 años de edad, fallecido de apoplejía fulminante…”.

La casa fue comprada por el catalán José Roger Balet, el dueño del bazar “Dos Mundos” y la donó al Estado argentino para su conservación. Luego de años de abandono, fue restaurada y hoy funciona allí el Consulado Argentino en Andalucía. Las paredes lucen varias placas en homenaje al prócer y ese tramo de la calle ha sido rebautizado como “Presidente Rivadavia”.

Mataró: Cuna de Domingo Matheu, Casa de Juan Larrea, Tumba de Blas Parera y una memoria del Palacio San José

A 25 kilómetros de Barcelona se encuentra una antigua población llamada Mataró. Sus más de veinte siglos de historia se reflejan en las ruinas de una villa romana del siglo I (año 100 después de Cristo) y un casco histórico donde conviven una muralla medieval e iglesias de los siglos XVI y XVII). La antigua basílica de Santa María es un monumental templo que sufrió los avatares de la Guerra Civil española (1936- 39), siendo saqueada y utilizada como mercado. Un grupo de matarenses inició hace varios años una tarea de recuperación del patrimonio edificado y documental de la iglesia, primera parroquia de Mataró, y convirtieron su tarea en un formidable rescate de la historia argentina.

Allí se encuentran documentos fundamentales que permiten precisar aspectos de la vida de próceres menos conocidos. Se encuentra en el archivo de Santa María el acta de bautismo de Domingo Matheu, fechado el 4 de agosto de 1765, el óbito (acta de defunción y sepultura) de don Ramón Larrea y el acta de bautismo de Thomasa Larrea, padre y hermana de Juan Larrea, y el óbito de Blas Parera, fechado el 7 de enero de 1840. La importancia de estos documentos, que se encuentran conservados en perfecto estado, está determinada porque permiten establecer con precisión fechas y lugares que durante muchos años permanecieron en las sombras. Por ejemplo, de Larrea sólo en estos últimos tiempos pudo determinarse su nacimiento en Balaguer, Lérida, el 24 de junio de 1782, cuando durante años se pensó en Mataró como su lugar de llegada al mundo.

Estos papeles permiten también establecer que dos miembros de la Primera Junta de Gobierno del 25 de mayo de 1810, Matheu y Larrea vivieron en la misma ciudad y asistieron a la misma escuela, adosada a la iglesia de Santa Ana, donde también estudió Blas Parera, compositor de la música del Himno Nacional Argentino, que volvió a la península ibérica en 1818, y murió en Mataró. Conmueve caminar las mismas calles que estos hombres de nuestra historia, y que en algún momento, se embarcaron y viajaron hacia el río de la Plata, seguramente sin pensar el rol que la historia les deparaba.

La sorpresa es grande cuando, a unos doscientos metros de la iglesia de Santa Ana, aparece una casa con arcos en la planta baja y ventanales en los pisos superiores, pintadas sus paredes de un color rosado fuerte, con rejas de hierro fundido, que remiten a aspectos arquitectónicos del Palacio San José, la gran estancia y residencia del presidente Justo José de Urquiza, en las afueras de Concepción del Uruguay. Y aumenta el asombro cuando nos recibe Manuel Cuyás, descendiente de Antonio Cuyás, un matarense que viajó a las Provincias Unidas, se instaló en Entre Ríos y se convirtió en combatiente contra Giuseppe Garibaldi, que hizo varias andanzas por la zona, antes de convertirse en el héroe de la unificación italiana, y durante varios años mantuvo una gran amistad con Urquiza, habiendo sido proveedor de materiales para la construcción del palacio del presidente organizador.

Cuyás se pelea con Urquiza a raíz de la batalla de Caseros, donde el entrerriano vence a Juan Manuel de Rosas, y emprende el regreso a su tierra natal. Memorioso de esos tiempos amables en la Argentina, decide construir su residencia copiando la arquitectura del Palacio San José. Los arcos de la planta baja rememoran los arcos de las galerías del edificio entrerriano, las rejas son las mismas del muro perimetral del palacio, y las ventanas son iguales a las de San José. Y cuando se accede al interior, impresiona que la decoración recuerde a cada uno de los salones de la casa de Urquiza. El retrato de Cuyás, con uniforme de la marina argentina y las condecoraciones recibidas de Urquiza, se luce en un salón que remite al salón de bailes, al comedor y al escritorio político que don Justo José habitara en Entre Ríos y que hoy constituye uno de los mejores museos argentinos.

publicado en El Liberal, 7/4/2019

Dejar un comentario

Recogemos los comentarios, críticos o favorables, que amplíen los conceptos y/o contribuyan a una discusión respetuosa. El CPA se reserva el derecho de no publicar aquellos que no satisfagan estas condiciones.

Viejos Vinagres en la radio:
El Club de la Política

Todos los sábados de 15 a 17
por Radio Ciudad, AM 1110

escuchar todos los programas
¿Por Qué?
Preguntas (y respuestas)
para pensar la Argentina

Todos los domingos de 14 a 15
por Radio Ciudad, AM 1110

escuchar todos los programas
Contribuciones de los socios

Plan Alivio: ¿será suficiente? ¿llegó a tiempo?

Marcos Novaro

www.tn.com.ar, 21/4/2019

leer artículo

De Maquiavelo a Macri

Damián Toschi

Perfil, 17/4/2019

leer artículo
Documentos

Documento de Abril. Primeros diez años de vida del Club Político Argentino

Abril de 2018

leer documento
Lecturas sugeridas

Superar la mala distribución del ingreso sin facilismos

Javier Lindenboim

El Cronista, 16/4/2019

leer material
Actividades

Reunión de socios

Lunes 8 de abril de 2019

ver actividad

Club Político Argentino - http://www.clubpoliticoargentino.org/
Copyright © 2012 - Todos los derechos reservados

Desarrollado por Kaleido Group